Percepciones. Estereotipos. 1a.parte

El tema de este post se divide en dos partes, en esta primera se comenta brevemente qué son los estereotipos y de donde surgen. Los estereotipos ¡ lacra social que estigmatiza a unos colectivos y esclaviza a otros!.

Antes que nada creo que es importante diferenciar entre estereotipo y arquetipo. A menudo se utiliza uno como sinónimo del otro. Pero la diferencia es profunda y muy importante.

Carl. G.Jung acuñó el concepto de “inconsciente colectivo”, que seria el conjunto de elementos interpersonales que comparten un grupo de seres humanos, como la cultura, la idea de arte, las relaciones con otras personas. Y a esos elementos los llamó arquetipos. Así que el arquetipo es el primer modelo o idea compartida. Es un modelo compartido por todas las personas sea cual fuera su lugar de residencia o época; sirve para orientar la acción de otras personas. Así podemos hablar del arquetipo de la “madre” como representación de la maternidad o a Ulisses como arquetipo del “héroe”.

El arquetipo designa un conjunto de representaciones y de estados emocionales, establecidos en el inconsciente y con un valor casi universal. En una cultura dada, la imagen arquetípica es colectiva y afín con los motivos mitológicos. Y ya en un sentido más general, el arquetipo es un modelo, un patrón original sobre el que se regulan los tipos habituales de la experiencia humana.

Por el contrario los estereotipos son “hijos de su tiempo”, así que con el paso del mismo, a veces excesivamente largo, desaparecen.


El estereotipo es una generalización y una simplificación que carece de fundamento; a partir de ciertos rasgos de algunos individuos pertenecientes a un grupo, se salta a descripciones del conjunto, que pueden ser negativas o positivas.


En el caso de los estereotipos de género hablamos de la idea de cómo tiene que ser una persona únicamente basándose en el sexo biológico bajo el cual ha nacido, los hombres los padecen pero las mujeres mucho más.


En la publicidad de perfumes, muy a menudo se puede ver a la mujer desempeñando el rol de mujer objeto, adornando los productos que se anuncian y no al revés. La mujer aparece como mero reclamo estético y este tipo de anuncios suelen presentarnos mujeres ideales, modelos esbeltas, jóvenes y atractivas que representan aquello a lo que debemos aspirar para alcanzar la felicidad. Esta publicidad nos vende el cuerpo como objeto de culto, y la búsqueda de la perfección del mismo como único camino para alcanzar la felicidad.

Si el éxito femenino se refleja en la obtención de un cuerpo perfecto e ideal, muy alejado de la imagen de las mujeres de a pie, el éxito masculino equivale a su ascenso en la escala social. Además, el hombre aparece representado en la publicidad mostrando su virilidad, su masculinidad, su fuerza y capacidad de conseguir lo que quiere.


La imposibilidad de alcanzar esos estándares de perfección mina la confianza y comodidad con el propio cuerpo, lo que lleva a una serie de consecuencias emocionales negativas, vergüenza, ansiedad, insatisfacción, a la anorexia, bulimia…….

En el siguiente post, 2a.parte, mediante un sencillo análisis de unas fotos se presenta un ejemplo de estereotipos de género.